martes, septiembre 19, 2006

Sobre el "dogma" de la coeducación


Entre los muchos datos con los que de cuando en cuando nos bombardean los informativos, cuando tienen pocas noticias y se dedican a la educación, he oído últimamente uno realmente alarmante. Nada más y nada menos que un 34% de los alumnos no terminan la secundaria. Incitado por una insana curiosidad profesional me acerque al informe original de la OCDE, una de cuyas tablas más interesantes podéis encontrar en esta dirección. Cuál fue mi sorpresa cuando vi que los resultados no son tan malos.... para las chicas.
De las chicas un 25% no acaban la secundaria mientras que en los chicos es nada más y nada menos que un 42% el que no termina. ¿Cómo puede ser esto? ¿Acaso los chicos son más tontos? Comprobé, algo que podéis hacer todos, que en casi todos los países pasaba lo mismo si bien no con la misma diferencia. La media de las diferencias entre chicas y chicos a la hora de terminar la secundaria es del 9% cuando en España es del 17%, ambas cifras, desde luego, deberían hacernos pensar a los que trabajamos en la educación.
Traigo a colación este dato porque puede, y sólo digo puede, que algunos de los mitos más arraigados sobre los que apoyamos nuestro sistema educativo conlleven la condena al fracaso a muchas personas. En este caso es posible que el mito en cuestión sea el sacrosanto y nunca criticable mito de la coeducación, que abarca a casi todos los países de la OCDE. En este sentido, recomiendo a los interesados leer las sesgadas píldoras informativas que dedican a este informe de la OCDE los periódicos el país (13-IX-2006) o el mundo (13-IX-2006), este último aún cita de refilón las diferencia entre chicos y chicas sin pararse o plantear las posibles causas, en el diario independiente de la mañana, ni palabra.
Ya se que algunos me dirán que el resultado académico no lo es todo, olvidando que el resultado académico tampoco son solo las notas. Con la mejora del resultado académico suelen mejorar, al menos, otras dos cosas importantes, la autoestima y la relación con los padres. Pero insistirán los defensores de la coeducación están aspectos afectivos y bla, bla, bla. Como siempre, yo opino, yo creo, yo pienso, yo estimo que.... Por favor ¿alguien puede traerme un estudio serio, "científico" que demuestre que sea peor para la convivencia entre sexos separar a niños y niñas en el aprendizaje de asignaturas? junk, junk, junkeducation.
Pero a pesar de la inexistencia de evidencias científicas a favor de la coeducación, y de las sospechas más que razonables de que puede resultar nefasta para algunas personas, eso no excluye la proliferación de demagogia sobre el tema por parte de algunos políticos, presuntos y sabios pedagogos dogmáticos y liberticidas que se creen con capacidad de elegir lo mejor para niños que no conocen.
Dejo para otro momento en el que me sobre más tiempo, o para otras personas más sesudas, lo del gasto público por alumno, asunto en el que estamos a la cola, no así, por cierto, en los sueldos de los profesores, ni en el tiempo dedicado a la docencia. ¿Es posible pensar que además de dedicar poco dinero lo dediquemos mal?