viernes, junio 05, 2009

Falaces argumentos contra el cheque escolar

Cansado como estoy de dedicarme al comentario de noticias y artículos aparecidos en los periódicos, principalmente el País, he decido pasarme al análisis de otras obras de ficción más elaboradas. Si amigos, en la actualidad es la ficción televisiva la principal fuente de transmisión de memes por lo tanto merece la pena que dediquemos algo de reflexión a contrastar sus mensajes.
Uno de esos memes, contra el que nos hemos enfrentado en innumerables ocasiones, está centrando en la defensa de la intervención del estado como óptimo solucionador de problemas sociales. Esta meme, que tiene múltiples frentes y variaciones más o menos sofisticadas, recorre un amplio abanico de temas y argumentos que van, cuando nos referimos a la educación, de la defensa de la superioridad moral de la enseñanza pública, a asuntos que relacionan la educación pública con la justicia, la equidad, consideraciones sobre la naturaleza humana, la sociabilidad, etc.,
Entre los sistemas de transmisión de memes pro estado más exitosos y sofisticados destacan los guiones de algunas series norteamericanas, entre ellas la famosa "la casa oeste de la Casa Blanca" a la cual pertenece el interesante vídeo que podéis ver abajo.
Antes de pasar a ver el vídeo resulta necesario hacer algunas advertencias de interés sobre la terminología utilizada en la escena. Cuando los norteamericanos dicen "liberal" están refiriéndose a los demócratas, defensores del actual sistema de educación pública. Los liberales son, en el contexto norteamericano, los contrarios al cheque escolar mientras que en nuestro contexto los liberales serían los partidarios de este sistema. Los liberales europeos serían en los USA classically liberal o libertarian.
La segunda de las advertencias tiene que ver con una de las típicas objeciones de los que se oponen a los cheques escolares y que tiene que ver con la Constitución de los USA. La Constitución americana promueve una estricta separación entre estado e iglesia y algunos ven en los cheques escolares una manera de financiar a las iglesias. Aunque es un argumento rebatible que supone una interpretación, digamos restrictiva, de la Constitución, los guionistas de los memes pro estado la dan hábilmente por buena. Hechas las advertencias podéis pasar ahora al salón y ver el vídeo.



¿Os ha parecido interesante? La escena tiene un buen guión, desde luego, pero su resolución resulta lamentable . Las palabras en defensa del statu quo de la financiación escolar del asesor demócrata, resultan patéticas en quien, supuestamente, se ha sumergido en los argumentos de aquellos que defienden el cheque escolar -o quizás son patéticas por que en el fondo han ganado esos argumentos. La escena está mal resuelta porque los guionistas no encuentran argumentos decentes. Algunos, engañados quizás por la pasión y los "buenos sentimientos" que Rob Lowe trasmite en su speech final, quizás no caigan en la cuenta de que no hay ninguna contradicción entre dedicar muchos fondos al sistema educativo o conseguir que los profesores tengan sueldos de seis cifras y un sistema de bonos. Para conseguir estos fines no hay más que aumentar el fondo de los cheques. El auténtico problema de los cheques escolares, el que aterra a los sindicatos de maestros y a todos aquellos que defienden el estatismo educativo, es la perdida de control. Pero claro, apelar al control y a las políticas de estabulación no suele resultar muy emotivo y por eso los guionistas de la serie, tan espabilados en muchos otros casos, recurren al sofisma demagógico. La escena, por lo demás, olvida el argumento más importante a favor de los bonos escolares, un argumento que no está relacionado con la eficacia sino que es moral y está relacionado con la preeminencia de los padres sobre el estado a la hora de definir la educación de sus hijos.
Una pena.

5 comentarios:

José Luis Gaviria dijo...

Un comentario un poco largo. Así que lo enviaré en dos trozos. Aquí va la primera.
Me gusta esta serie, aunque es totalmente sectaria y partidista. Tiene un guión sofisticado y muy verosímil. Pero es tan descaradamente izquierdista que si fuese tan descaradamente conservadora o liberal, la tildarían de ‘facha’. Y sobre esto último quiero centrar mi comentario. La chica del video le pide permiso a su papá para salir con un ‘fascista’. Es curioso. Cuando alguien opina de modo contrario al pensamiento izquierdista dominante se le tilda de ‘fascista’, es decir, antidemócrata. Pero no anti ‘Partido Demócrata’, sino anti ‘Sistema Democrático’. Esto es realmente muy grave por totalitario. Y aquí es donde me voy a alargar un poco explicando el porqué.
Una virtud que puede atribuirse a los filósofos del positivismo lógico, es que, junto con otros lógicos anteriores y posteriores, determinaron claramente que, dado que las proposiciones de la lógica tienen sentido en sí mismas, es decir, en función de su forma, no dicen nada acerca del mundo. Para ser verdaderas o falsas basta con analizar su forma. No es necesario comparar esas proposiciones con el mundo. Por ejemplo, la proposición ‘llueve o no llueve’, que es una tautología, es verdad tanto si llueve como si no llueve. Por eso no es necesario mirar por la ventana para ver qué tiempo hace. Sin embargo las proposiciones que hablan del mundo, como ‘mi coche es rojo’, deben ser comparadas con el mismo para saber si son verdaderas o falsas.
Una consecuencia de esto es que la lógica no ‘habla del mundo’, aunque se pueda usar como ‘gramática’ para hablar de él. Y que la lógica no ‘habla del mundo’ es una ley inviolable.
Las proposiciones que hablan del mundo son ‘proposiciones sintéticas’ y pueden ser verdaderas o falsas. De estas proposiciones que pueden ser verdaderas o falsas en este sentido, se dice que tienen significado empírico. La tarea de los científicos, claro está, consiste, en determinar cuáles de las proposiciones que tienen significado empírico son verdaderas y cuáles son falsas.
Una consecuencia de la ley que mencionamos en el párrafo anterior es que si una proposición sintética tiene significado empírico, también su contraria debe tenerlo. Efectivamente, si yo digo ‘la Tierra es redonda’, esa proposición tiene significado empírico, es decir, dice algo sobre el mundo, aunque de entrada yo no sepa si es verdadera o falsa. Pero la proposición ‘la Tierra NO es redonda’, también tiene que tener significado empírico, es decir, debe decir algo sobre el mundo y, a priori, yo no puedo saber cuál de las dos es verdad.
Ahora imaginemos que por alguna razón a una de las dos proposiciones no se le reconociese significado empírico. En ese caso, sólo la contraria podría decirse y, en consecuencia, ser verdad. Si la proposición ‘la Tierra es redonda’ no tuviese significado empírico, solo la contraria podría decirse, con lo que no sería necesaria ninguna comprobación en el mundo, bastaría con la lógica para determinar cómo es el mundo.

José Luis Gaviria dijo...

Continuación
Esto que parece un poco rebuscado, es lo que en realidad terminó con el Positivismo lógico’ como doctrina. En efeecto, el criterio de significación empírica implicaba que, de ser cierta, la proposición pudiese derivarse de un conjunto finito de observaciones. Así, si yo digo que ‘las hadas existen’, de ser cierta bastaría con una observación para corroborarla. Pero la contraria, ‘las hadas NO existen’, de ser cierta no puede derivarse de un conjunto finito de observaciones. Luego la única proposición que puede afirmarse es que ‘las hadas existen’.
Naturalmente lo que falla es el criterio de significación. Para que exista la ciencia las proposiciones y sus negaciones tienen que poderse afirmar. El acelerador de partículas LHC, cuya construcción ha costado cantidades ingentes de euros tiene como uno de sus objetivos averiguar si existen los bosones de Higgs, unas partículas subatómicas que explicarían la masa y la fuerza de la gravedad. Y se lleva a cabo esa búsqueda porque es posible tanto que exista como que no exista. Si no fuese posible afirmar que los bosones de Higgs no existen, no haría falta buscarlos, pues no quedaría más remedio que reconocer su existencia.
En el gobierno de los hombres la democracia representa un papel análogo al de la ciencia en el conocimiento del mundo. La proposición básica de la democracia es: “todas los seres humanos tienen el mismo derecho a sostener cualquier proposición, excepto aquellas que atentan contra la proposición básica”.
El fascismo consiste precisamente en un conjunto de proposiciones que niegan la proposición básica de la democracia. Por eso el fascismo no cabe en la democracia.
Por eso en democracia debe poder sostenerse cualquier proposición que no atente contra la proposición básica. Así, si alguien dice que ‘el cheque escolar es un buen sistema de financiación de la educación’, tiene que poderse sostener del mismo modo la proposición ‘el cheque escolar es un modo nefasto de financiar la educación’.
Pero lo más habitual en el debate político es que quien hace propuestas contrarias a las ‘progresistas’ sea tachado, como en el video, de ‘fascista’. Es, por ejemplo, la descalificación habitual de la izquierda española al PP. Y ahora también a UPyD o a Ciutadans, o a Libertas, o a quienquiera que se atreva a disentir.
El debate democrático no sólo permite que se ataquen las propuestas de los otros, se analicen, critiquen e incluso se descalifiquen por sus consecuencias supuestas. El debate democrático de hecho se beneficia de esa confrontación. Pero desautorizar a quien las formula tildándole de ‘fascista’ es sencillamente inadmisible. Esto es absolutamente antidemocrático y totalitario. Si la proposición afirmativa es democrática pero la negación no, no hace falta debate ni tampoco elecciones ni votación de ningún tipo. La democracia queda definida unívocamente por el conjunto de propuestas que son aceptables y las contrarias quedan bordeando al sistema político, sirviendo sólo para delimitar el campo de lo correcto.
Esto es lo que explica que los partidos de izquierda tengan tanto empeño en asociar a las demás opciones políticas con el franquismo. Por eso las votaciones de condena retrospectiva del franquismo o las leyes de ‘memoria histórica’. El objetivo es descalificar a la oposición tildándole de ‘fascista’, es decir, de ‘outsider’ de la democracia. Si el discurso de la oposición no es aceptable en democracia, no necesitamos poner el nuestro a debate.
Por eso resulta casi paradójico que alguien, como la joven de la película, tilde al otro de fascista. Solamente si el increpado hubiese negado a otro el derecho de expresar su opinión el dicterio hubiese sido justo. Pero precisamente por no cumplir esa condición el insulto se convierte en una autodefinición de la joven. Ese improperio es, curiosamente, como un arma mágica que si quien la dispara no apunta al verdadero culpable, el tiro sale por la culata. Habrá que tener cuidado.

César dijo...

Con respecto a David:

http://juandemariana.org/comentario/3712/criticas/cheque/escolar/

Quizás ya lo hayas leído... Crítica al cheque escolar por parte de un "liberal".


Extraído de un posterior comentario del propio autor:

"No es una cuestión de escoger entre un difuso realismo y el denostable utopismo, sino de saber qué es lo esencial y qué lo accesorio. Combatir lo accesorio prioritariamente (modo de asignar subvenciones) nos declara derrotados para lo esencial (acabar con las subvenciones)."

Qué será el liberalismo y qué será por tanto una medida liberal...

Con respecto a lo que comenta José Luis:

Lo que siempre digo, para algunos justicia es igualitarismo (o alguna versión de la igualdad de oportunidades...) y no hacer todo lo que esté en nuestra mano por conseguirlo es intrínsecamente malo.

Fascismo y comunismo son totalitarismos. Para algunos hay totalitarismos buenos y otros malos. Para otros no.

Lo que debe quedar claro es que el eje izquierda-derecha queda en estos casos obsoleto. El eje adecuado será libertad-autoritarismo. Lo malo es que la gente "de corazón" asimila fascismo a derechas y una especie de progresismo "liberalizador" a izquierdas. En fin...

Como siempre:

Conflict of visions de Thomas Sowell. Recomendabilisísisisimo.


César (también conocido como Diego

un saludo.

P.D. La serie es grande y no creo que sea totalmente sectaria y partidista. Quizás porque me conforme con escuchar 4 minutos de auténtica confrontación dialéctica entre demócratas intervencionistas y republicanos "individualistas". También es cierto que las réplicas "discordantes" aparecen muchas veces bajo forma de alegre comentario por parte de algún ocurrente secundario.

José Luis Gaviria dijo...

Muy bien ‘Diego’. Pero la serie es básicamente sectaria, aunque de vez en cuando, efectivamente, permite que algún secundario aporte razones ‘libertarias’. Recuerdo perfectamente un programa en que un congresista republicano y homosexual está negociando con uno de los asesores una declaración conjunta. Pone varias objeciones a las propuestas demócratas porque cree que mucha gente en su partido no está todavía preparada para aceptarlas. Y el demócrata acaba preguntándole que cómo puede estar todavía en ese partido, en el que su condición sexual está tan condicionada. Y el congresista republicano le contesta: -¡¿Crees acaso que lo que me define como persona y como político es mi homosexualidad?!, ¡¿No piensas que para mí es mucho más importante asegurarme de que vivo en una sociedad libre en la que la iniciativa privada no queda coartada por un gobierno asfixiante?! ¡¿Crees que todas mis opiniones y actitudes y decisiones políticas están marcadas por mi homosexualidad?! ¡Tú no has entendido nada!
Pero eso sin que sirva de precedente y para compensar los miles de veces en las que los malos son retrógrados republicanos que no quieren más que terminar con el pobre ciudadano medio que no tiene más esperanzas que la salvación que el Partido Demócrata le traerá ‘gratis’.
Esto último me recuerda un capítulo muy divertido de los Simpson, en el que el abuelo está recibiendo dinero a su cuenta, por un error bancario, durante mucho tiempo. Cuando el FBI le pregunta si no le extrañaba de que le estuvieran dando un montón de dinero sin hacer nada a cambio, el abuelo contesta: ¡Es que creía que habían vuelto a ganar los demócratas!.

Anónimo dijo...

necesidad de comprobar:)