jueves, febrero 11, 2010

Explicación pedagógica sobre moral, sinergia, competencia e imposición (en una lección)

Hoy voy a contar una historia. No es una historia estrictamente pedagógica. Sin embargo, es una historia que recoge resultados educativos de manera ejemplar. Recoge lo que muchas personas han aprendido sobre la relación existente entre moral, mercado, justicia, sinergia, persuasión, servicio etc. El resultado, visto lo visto y aunque estas personas se vistan de presidentes de telefónica, es verdaderamente lamentable. Nuestra pequeña historia podría constituirse perfectamente en un tema de educación cívica.
Lo genial es que esta historia, dentro de su complejidad, su intensidad y sus impresionantes efectos, no tiene más de 40 años.
Contrariamente a lo que muchos piensan, internet no nació como experimento militar del todo poderoso ejercito USA, ni siquiera se puede decir que internet naciese en los laboratorios de investigación de algunas universidades americanas. Tampoco internet nació en algunos garajes con adolescentes granulientos más o menos frikis. Podríamos decir que internet nació en todos esos sitios de manera no planficada. En 1963, la prehistoria de nuestra historia, un grupo de investigadores consiguieron conectar tres computadores de California y uno de Utha en una pequeña red llamada ARPANET. La conexión formaba parte de un proyecto del ejercito americano. Es cierto que el ejercito y las universidades crearon las herramientas que sostienen el sistema pero de poco valen las herramientas sin una mentalidad empresarial que sea capaz de darles más usos que los que el investigador inicial imagina.
En los años 70 comienzan a circular las primeras computadoras personales en un proceso digno de estudio y donde se mezcla la pasión de unos jóvenes por la microinformática, la creatividad y la visión comercial. Apple, fundada en 1976, Microsoft, fundada en 1975 serán las grandes empresas creadas en la década. En 1981 IBM entra en la escena creando el primer PC. A finales de los años 80, tenemos pues una red, creada con intereses militares y unas iniciales computadoras que van lentamente introduciéndose en los hogares y no sólo en grandes centros de investigación o en empresas.
En 1991, hace menos de 20 años, un tal Berners-Lee crea el primer servidor web del mundo y el primer navegador. Los años 90 son los años de expansión de la red. En 1994 nace Lycos, en 1995 altavista y en 1996 yahoo. Hasta el 4 de septiembre de 1998 no llega google, una empresa que sólo tiene 11 años y que es la viva muestra de que, en los mercados libres, llegar el último no significa quedar el último.
Internet es el fruto de innovación de muchas personas, la gran mayoría de ellas no se conocen, si se conociesen es posible que muchos de ellos se llevasen mal y fuesen incapaces de convivir. Todos tratan de rentabilizar sus descubrimientos y avances a partir de lo que otros también hacen en un típico proceso de destrucción creativa de los que habla Joseph Schumpeter. Lamentablemente, frente a este proceso pleno de creatividad, competencia y múltiples beneficios para millones de usuarios hay varios peligros entre los que destacan dos que suelen estar relacionados, los jetas llorones y los estados que se pliegan a los jetas llorones.
En los últimos días el presidente de esa humilde empresa conocida como "telefónica", se ha unido al destacado grupo de los jetas llorones con unas declaraciones preocupantes. Dice el buen señor: "Es evidente que los buscadores de Internet utilizan nuestras redes sin pagarnos nada, lo cual es una suerte para ellos y una desgracia para nosotros", afirmó Alierta. "Pero eso no puede seguir, las redes las ponemos nosotros (...), lo hacemos todo. Eso va a cambiar, estoy convencido". Alierta quiere cobrar a google con un argumento alucinante. Alguien debería recomendarle no tomar sustancias químicas antes de acudir a las conferencias o ruedas de prensa. La relación entre google y telefónica es el ejemplo clásico de sinergia. Telefónica es más útil porque existe google y google es lo que es porque las redes telefónicas han tenido un gran desarrollo ¿quién vive de quién? Ambos viven el uno del otro ¿para que se creerá este tipo que pagamos adsl? ¿para conectarnos a terra? (ji, ji, ji...). Es como si iberdrola pretendiera cobrar a HP por que sus clientes enchufan los ordenadores a su red. Telefónica no paga a la cantidad ingente de creadores de contenidos que hay en internet. La gente paga su adsl para acceder a los mismos y pide que el proveedor sea bueno. De hecho, podríamos decir que telefónica se lucra de esos contenidos ofreciendo sólo un servicio de acceso. Todos viven mejor si los otros hacen bien su trabajo (y a sí debe ser). Esa es la gran lección.
Además, la realidad es que telefónica sólo tiene dos opciones para cobrar a google, una imposible y otra inmoral. La imposible consiste en cortar la conexión a google y sus servicios si este no paga. Dificil pues sin el correo de google, su buscador, google docs, google earth o youtube o ...., es difícil que a telefónica le quedase un cliente, al menos yo se de muchos que le darían una bonita patada en el culo. Podría también convencer al resto de competidores de las bondades de su idea para que hiciesen lo mismo, sin embargo, dudo que lo consiga pues un sólo díscolo se llevaría una buena tarta del mercado, y eso sin contar con la posibilidad de que google se convierta en un proveedor de telefonía, más le valdría ponerse a currar para ofrecer mejores servicios u ofrecer a google valor añadido pues aquí acaban sus posibilidades legítimas.
La segunda posibilidad, la inmoral, es una posibilidad siniestra y consiste en presionar a los gobiernos, siempre interesados en la regulación, en este caso con la macro excusa del monopolio. Lo que sea con tal de no competir. El asunto de los monopolios es muy interesante y la oposición a los mismos no es, de por sí, un sintoma de libertad o liberalismo. No todo monopolio es malo ni todo antimonopolio bueno.
Conservar el mercado no es tan fácil y menos un mercado tan ágil y dinámico como internet donde los competidores y las posibilidades son tantas. Desde luego estas estrategias que se basan en la generación de un lobby que presione vía estado a quien no puedes ganar vía mercado no benefician a los ciudadanos pero realmente tampoco suelen beneficiar a las empresas lloronas que acaban siendo sobre pasadas por otras, estas sí, preocupadas por lo importante (recuérdese el caso de netscape y la guerra iniciada contra explorer. Se multó a microsoft pero hoy netscape es una empresa marginal en el mundo de los navegadores).
En el mundo de internet puedes ser muy fuerte pero si no te mantienes al día caes pues no dispones del elemento de la coacción. Google puede perder su posición pero esperemos que sea porque alguien ofrece algo mejor.
Esta breve historia de este mercado poco regulado nos ofrece muchas lecciones que deberían ser aprovechadas por los que se dedican a la educación cívica. Ya he contado algunas, dejare que en su inteligencia extraigan otras.

lunes, febrero 01, 2010

El magisterio y los incentivos.

Supongo que todo el mundo recibe en el correo multitud de mensajes inútiles, algunos graciosos otros interesantes y la mayoría bobos. El otro día me llegó un artículo interesante publicado en el semanario del periódico "el mundo". El artículo titulado "los profesores mejor pagados del mundo" contaba la experiencia de Zeke Vanderhoek, creador de una exitosa academia a los 23 años, e impulsor de un proyecto educativo cuya nota más destacada y llamativa son los altos sueldos pagados a los maestros, política que, por cierto también emplea en su exitosa academia. El tipo es muy interesante y a quienes queráis saber más de él y de sus opiniones sobre educación os recomiendo la entrevista que está tras el enlace que he puesto sobre su nombre (está en inglés).

Me interesa comentar ahora una de las frases de la noticia del mundo atribuida a Pilar Cavero. La presidenta de ANCABA (Asoicación Nacional de Catedráticos de Bachillerato) dice: "En principio, un sistema de remuneración así difícilmente puede ayudar a mejorar la educación" "No parece muy profesional vincular la mejora de conocimientos y resultados solamente a un incremento salarial. Si fuera así, significaría que los profesores no hacen todo lo que pueden y eso no es cierto".

Aunque el artículo recoge más consideraciones sobre el programa de esta profesora me gustaría realizar un pequeño análisis de esta frase que manifiesta algunas verdades incompletas junto con errores antropológicos evidentes. En primer lugar es una obviedad, reconocida por el propio Vanderhoek, el argumento de que pagar más no hace mejores profesores. En efecto, imaginemos que un modesto club de fútbol ficha a Paquethiño. Paquethiño, joven promesa, es incapaz de dar una patada a un bote. Para incentivarlo en su trabajo, el presidente del modesto club de fútbol le pone la ficha de CR9 más la de Messi. Evidentemente, Paquethiño sigue sin dar una patada a un bote y el presi ha tirado su dinero por el retrete. Sin embargo, sorprendentemente, o quizás no tanto, similar política siguen muchas veces las administraciones públicas en sus juegos con los sindicatos educativos cuando estos "negocian" subidas de sueldo generalizadas para todos los maestros.

No obstante, aun siendo esto verdad, la presidenta de la ANCABA olvida otro de los sentidos de los salarios en un mercado libre. El salario, que es un precio, tiene, como todos los precios, el efecto de señal para la atracción o expulsión de capitales, en este caso de capital humano. Un sistema competitivo de salarios altos atraerá a los mejores hacia la educación. En palabras del propio Vanderhoek: "People make the mistake of thinking that the salary that we are offering is somehow designed to make a mediocre teacher better. Completely wrong. If you pay somebody more it's not going to make them a better teacher. That's completely missing the point of the project. The point of the project is just change the perception of who should become a teacher. It's to change the sort of lip service mode of, "Oh teachers we really value you" to something concrete". O dicho de otra manera ofreciendo un salario mayor y competitivo yo podré competir por llevarme a Messi a mi equipo y despedir a Paquethiño.